Historia del Quidditch
En el siglo XI sobre el pantano de Queerditch (Pozo raro) se practicaba un juego, volando sobre las escobas y tratando clavar la pelota (un vejiga de animal inflada) en árboles que estaban en los extremos del pantano. De esta manera se marcaba un gol.

La primera pelota que se usó entonces era de cuero, como es la quaffle moderna. Luego el juego se hizo más interesante. Las antiguas bludgers no eran sino rocas pesadas que volaban a toda velocidad cerca de los "arcos".

Un siglo más tarde el juego ya era bastante popular en toda Gran Bretaña y los supuestos arcos eran ahora barriles sobre pilares. Pero todavía faltaba un elemento crucial dentro del juego: la snitch dorada. Ésta fue recién introducida a mitad del siglo XIII y sucedió de una forma muy curiosa.

La "Snidget dorada" es un ave muy pequeña, del tamaño de una nuez, muy ágil que vuela a gran velocidad. Es también muy famosa por su talento en lo que respecta a evitar predadores. Hoy en día es una especie protegida. Pero en ese entonces, en el siglo XII muchos hechiceros y brujas disfrutaban de su caza, y aquel que lograba atraparla gozaba de gran reputación

Llegó el momento en que la caza de snidgets y el quidditch se cruzaron cuándo se soltó un ave durante un partido, con la consigna de cazarla y ganarse un premio en dinero.

A pesar de la oposición de muchos que pensaban que esto era una crueldad se continuó con tal práctica por mucho tiempo. Pero el peligro de extinción del ave hizo que se inventara una pelota dorada con todas las características del pájaro y con la ventaja que se mueve solo dentro del campo de juego.

Así nació el quidditch moderno.

contenido original © 2004 Gonzalo Ruarte
ilustración del aro y del campo © 2001 J.K. Rowling
Contenido Original: 4/4/2004 ~ Última Actualización: 5/5/2004