Elfos Domésticos (House-elves)
Los elfos domésticos son pequeñas criaturas humanoides, que mal-viven en grandes casas, propiedad de ricas familias de magos. Pertenecen a la familia de la casa, lo que significa que deben servirles hasta la muerte. Los elfos domésticos son aparentemente felices por servir a los magos, y es un orgullo para ellos trabajar duramente.

Los elfos domésticos son distintos de los magos; tienen su propia magia, y la capacidad de aparecer y desaparecer en el castillo de Hogwarts les es necesaria para realizar su trabajo sin ser vistos, como es tradicional de los elfos domésticos. Por eso, aunque los magos y brujas no puedan aparecer o desaparecer en Hogwarts, los elfos domésticos si pueden (JKR).

Hay más de cien elfos domésticos en Hogwarts; se encargan de mantener vivo el fuego de la chimenea, hacer la colada, encender las lámparas y otro tipo de tareas. Los elfos domésticos son también los cocineros del castillo y preparan deliciosos manjares en las cocinas.

Uno elfo doméstico es una pequeña criatura con grandes orejas como las de un murciélago y enormes ojos. Es difícil apreciar la diferencia entre los elfos domésticos hombres y mujeres, pero la hembra tiene generalmente una voz más alta y aguda (CF8). Ni los machos ni las hembras viven ropa, pero se cubren con toallas, sacos de té o fundas de almohada. Si su amo les da una prenda de ropa, se rompe la esclavitud y el elfo doméstico es libre. Para la mayoría de los elfos domésticos, la libertad es insultante, y prefieren servir a sus amos para siempre.

De todos modos, un elfo doméstico llamado Dobby, que servía en la Mansión de los Malfoy, tiene una perspectiva distinta al del resto de elfos domésticos. Quería ser libre desesperadamente hasta que Harry James Potter se la jugó a Lucius Malfoy para que le diese una prenda por error. Desde entonces, Dobby trabaja en Hogwarts, gana dinero por su trabajo y tiene algunas vacaciones.

Dobby tiene unos grandes ojos verdes del tamaño de pelotas de tenis, y tiene una gran nariz como un lápiz. Es pequeño, como todos los elfos domésticos. A Dobby le encantan los calcetines.

Winky, una elfa doméstica hembra que sirvió a los Crouch hasta su liberación, tiene enormes ojos castaños y una nariz como un tomate. Ella también trabaja en Hogwarts, pero por la depresión de haber sido liberada se pasa el tiempo bebiendo cerveza de mantequilla. Durante años, Winky cuidó de Barty Crouch Junior, que residía en secreto en la casa de sus padres bajo la maldición Imprerius. El Señor Crouch le despidió a ella cuando fue encontrada con la varita de Harry en la Copa Mundial de Quidditch. Tanto la madre como la abuela de Winky trabajaron para la familia Crouch (CF21).

Kreacher es un viejo elfo doméstico cuyos antepasados han servido a la familia Black durante siglos. Es maleducado con los actuales residentes de la casa, el número 12 de Grimmauld Place, y no se encarga ya del cuidado. Es devoto a la madre de Sirius Black, que murió en 1985 pero su retrato todavía grita a los miembros de la Orden del Fénix desde el recividor de la casa. Kreacher intenta evitar que los miembros de la Orden del Fénix tiren objetos de artes oscuras. Accidentalmente, Sirius le dice a Kreacher que se vaya, y él va a la casa de los Malfoy, parientes, contándoles todo acerca de Sirius y la Orden del Fénix (OF).

Los elfos domésticos tienen una magia muy poderosa, la cuál no requiere de ningún instrumento (como la varita) para dirigirla. Dobby usa su magia para encantar una bludger, para cerrar el portal mágico que lleva al Andén 9¾, para hacer levitar el pastel de tía Petunia y para lanzar a Lucius Malfoy por los aires. También puede desaparecerse, lo cuál sería una forma del arte de Aparición que conocen los magos: los elfos domésticos pueden aparecer y desaparecer dentro del castillo de Hogwarts, privilegio que según Hermione, los magos no tienen.

En 1994 Hermione idea una campaña para defender los derechos de los elfos, el P.E.D.D.O., con escasos resultados (solo Dobby parece estar contento con la idea). En su programa, Hermione pretende conseguir un salario y vacaciones para los elfos.
En 1995, harta de ver como los elfos domésticos trabajan sin cesar, se pone a coser calcetines y sombreros para que los elfos domésticos que limpien la torre de Gryffindor se liberen, pero esto solo les enfurece y provoca que no quieran volver a limpiar en el lugar.

Un elfo doméstico llamado Hooky tiene una estatua en las Mazmorras (PA/j).

contenido original © 2004 El Cronista de Salem
ilustraciones de Kreacher, Winky y Dobby © 1998 Mary Grandpré
Contenido Original: 15/4/2004 ~ Última Actualización: 4/10/2004