Back

 

El mayor centro de Alquimia del mundo se encuentra en Egipto


   Colores en el mundo mágico

Los magos y las brujas a menudo se reconocen entre ellos en público porque visten de púrpura o verde, generalmente combinados. En Gran Bretaña (y en muchas partes de Europa) el púrpura se asocia con la realeza y la religión. Los pigmentos púrpuras, al ser caros, eran usados solo por aquellos que se los podían permitir; tradicionalmente los anillos de los obispos llevaban amatistas engarzadas. Durante mucho tiempo en el Reino Unido se ha relacionado el color verde con lo sobrenatural. La superstición dice que debe llevarse con cuidado; supuestamente las hadas son muy posesivas con él, porque es su verdadero color. Nunca se debería llevar en las bodas, ya que también se asocia con el infortunio y la muerte. Verde es el color de mucha de la magia “oscura”, de la Marca Tenebrosa, de la poción luminiscente en la que Voldemort oculta uno de sus horcruxes, de muchos encantamientos y maleficios “oscuros” y de la casa Slytherin. La combinación de verde y púrpura, por tanto, representa ambas caras de la magia: lo noble y lo innoble, lo provechoso y lo destructivo.

Las cuatro casas de Hogwarts tienen una ligera relación con los cuatro elementos y sus colores fueron elegidos de acuerdo con ello. Gryffindor (rojo y dorado) está relacionada con el fuego; Slytherin (verde y plata) con el agua; Hufflepuff (amarillo y negro que representan el trigo y el suelo) con tierra; y Ravenclaw (azul y bronce; el cielo y las plumas de águila) con el aire.

Está claro que los colores como el melocotón y el rosa salmón no son nada mágicos, y por ello a las personas como la tía Petunia les encantan. Por otra parte, un rosa chillón, como el que llevan chicas como Nymphadora Tonks, transmite una cierta actitud de tener agallas: «Sí, mi padre es muggle y no me avergüenzo de ello».

Los colores también jugaron su papel en la elección del nombre de Hagrid y Dumbledore, cuyos nombres de pila son Rubeus (rojo) y Albus (blanco) respectivamente. La elección fue un guiño a la alquimia, que es tan importante en el primer libro de Harry Potter, ya que “el rojo” y “el blanco” son componentes místicos esenciales del proceso. El simbolismo de los colores en este contexto tiene su significado místico, representando los diferentes estadios del proceso alquímico (que mucha gente asocia con una transformación espiritual). En lo que a mis dos personajes se refiere, les di el nombre de los colores alquímicos para transmitir sus naturalezas opuestas pero complementarias: rojo que quiere decir pasión (o emoción); blanco por ascetismo; Hagrid es el hombre terrenal, cálido y físico, el señor del bosque; Dumbledore es el teórico espiritual, brillante, idealizado y algo distante. Cada uno de ellos representa un contrapunto necesario al otro mientras Harry busca figuras paternas en su nuevo mundo.

contenido original © 2014 El Cronista de Salem
Contenido Original: 1/7/2014 ~ Última Actualización: -/-/-